El cuidado en Navidad

Con motivo de las fechas navideñas colgamos este post para prevenir el molesto dolor en la espalda baja que muchos de vosotros padecéis durante estos ajetreados días.

El cuidado en Navidad es importante para tu cuerpo.

Excesivas horas cocinando, las interminables reuniones de pie, los tacones, los frecuentes atracones de comida y el mal descanso son algunas de las razones por las que podemos sufrir este malestar en estas fechas.

Desde aquí, queremos felicitaros las fiestas con estos útiles y sencillos consejos. Para empezar, ¡relajaros! Ante todo son días para disfrutar.

– Si sois de los que os toca cocinar en cantidades industriales para estas fechas, proteged vuestra columna de gestos y posturas inadecuadas y repetitivas durante la tarea. Una de las más habituales es la inclinación anterior del tronco excesiva por cocinar sobre una superficie demasiado baja. Poneros a cocinar siempre manteniendo la columna vertebral recta pero relajada para evitar forzarla. Os pedimos similar cuidado con los hombros y la región cervical. Tareas como batir, cortar, trocear y amasar pueden ser perjudiciales, ya que suponen movimientos rápidos y constantes de dichas zonas corporales. Cuidado y moderación. Haced descansos y si os véis muy apurados haceros con un buen pinche de cocina que os ayude, véase vuestro hijo tumbado en el sofá.

– En Navidad las reuniones de reencuentro y celebración son numerosas. Tendemos a pasar mucho tiempo de pie: la copa de cava, las uvas, las interminables conversaciones con la abuela o el primo que estudia fuera pueden resultar lesivas si se prolongan demasiado, son muy continuadas y sobre todo si ya nos sentimos cansados y con ciertas molestias.

– Féminas, reducid el uso de tacones todo lo posible. Entendemos que son fechas para vestir elegantes, pero el tacón provoca un mal apoyo del pie y en consecuencia una sobrecarga de las vértebras lumbares y de la musculatura que las protege y moviliza. Si no podéis prescindir de ellos en los días señalados, al menos disminuid las horas de uso para evitar posibles complicaciones.

– ¡Cuidado con los atracones de comida! El aumento de peso puede relacionarse con un incremento del dolor lumbar irradiado. También, podemos caer en malestares gastrointestinales e indigestiones, las cuales en algunos casos producen dolor reflejo en la espalda. Comed con precaución e intentad combinar las cenas y almuerzos pesados con comidas más ligeras.

– El mal descanso es otra de las posibles razones que conducen a molestias repetidas en la zona lumbar. La restricción en las horas de sueño debido a las celebraciones nocturnas, las visitas a conocidos que nos obligan a pernoctar en camas ajenas o que a ceder nuestra cama habitual a seres queridos e incluso las pesadas digestiones pueden causar alteraciones en el control sueño-vigilia. ¿Qué podemos hacer en estos casos? No os vamos a forzar a abandonar una velada o una juerga a una hora conveniente para dormir, y poco podemos hacer ante vuestro abandono de vuestro usual lugar de descanso. No podemos competir con vuestras ganas de viajar y disfrutar en estas fechas, pero os instamos a intentar cuidaros. Intercalad los eventos navideños con momentos de reposo y sosiego, que no sólo os invitarán a dormir, sino que fortalecerán vuestro sistema inmunitario y prevendrán molestias inmediatas.

En resumen, os recomendamos descanso y realización de ejercicio físico suave y breve, con objetivo preventivo y de mantenimiento. Recordad que la prevención es más ventajosa que la curación. Regalaros vuestro propio bienestar.

FELIZ NAVIDAD!!

Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com