Magnetoterapia de Alta y baja intensidad

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter

La magnetoterapia es un tratamiento que utiliza campos magnéticos terapéuticos para inducir al organismo de manera natural a su propia curación. Está demostrado su poderoso efecto de regeneración, ya que produce cambios fisiológicos en el cuerpo humano. Es totalmente indoloro, tiene pocas contraindicaciones, escasos efectos secundarios y los beneficios obtenidos se mantienen más allá del final del tratamiento por lo que es un complemento terapéutico perfecto para tratar multitud de patologías musculoesqueléticas.

La magnetoterapia actúa creando campos magnéticos por medio de un controlador de imanes a través de las bobinas de cobre en intervalos e intensidades fijas. Estos campos magnéticos restauran el equilibrio fisiológico de las células mediante la bioestimulación electromagnética del organismo transformando su potencial eléctrico. La variación del campo magnético bioestimula las células para que puedan generar de nuevo energía después de una patología o proceso inflamatorio.

Las células absorben nutrientes, agua y oxígeno, y con estos productos realizan el metabolismo y producen nueva energía. Pero en este proceso se pierden nutrientes a través de la pared celular. Además, si la célula no tiene suficientes nutrientes, agua y oxígeno para trabajar, no será capaz de rendir correctamente, llegando incluso a generar la muerte celular.

Las moléculas de hemoglobina transportan el oxígeno y normalmente solo dan un 25% de su oxígeno a las células del cuerpo, el 75% restante nunca se utiliza. Está comprobado que, si un campo magnético pulsante se encuentra con una molécula de hemoglobina, esta puede dar hasta tres veces más oxígeno a las células. Más oxígeno en el cuerpo significa un mejor suministro celular y un mejor rendimiento corporal.

Formas de aplicación de la magnetoterapia La forma de la onda de aplicación puede ser continua, a impulsos, sinusoidal, rectangular, etc.
  • Magnetoterapia de baja frecuencia. Emplea un campo magnético de baja frecuencia (150 Hz como máximo) En patologías agudas se suele utilizar frecuencias de 1 a 25 Hz y en patologías crónicas frecuencias de 50 Hz. Puede tener una intensidad de 1 a 100 gauss y está indicada para el tratamiento de tejidos duros y fomentar la formación ósea.
  • Magnetoterapia de alta frecuencia. Usa pequeños paquetes de ondas de radio de alta frecuencia (entre 100 y 8000 Hz) y con baja intensidad (entre 18 y 900 MHz) Está indicada para reducir el dolor local y agudo en zonas específicas de tejidos blandos y sistema nervioso,
El tiempo de aplicación es  15 a 30 minutos en zonas localizadas y de 30 a 60 minutos en aplicaciones amplias.

Indicaciones:

  • Inflamación
  • Dolor articular en general
  • Artropatías degenerativas e inflamatorias
  • Dolor de origen nervioso
  • Osteoporosis y consolidación ósea
  • Cicatrización de heridas
  • Tensión muscular
  • Problemas metabólicos
  • Problemas de tensión arterial y de perfusión
  • Problemas respiratorios
  • Trastornos derivados del estrés

Contraindicaciones:

  • Marcapasos
  • Procesos tumorales
  • Embarazo
  • Patologías circulatorias
  • Implantes metálicos