Radiofrecuencia

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter

La radiofrecuencia, o también conocida como tecarterapia o endotermia, o con el nombre comercial INDIBA, es una técnica de electroterapia que actúa en el organismo por medio de ondas de radiofrecuencia elevando la temperatura interna del tejido. Esta hipertermia profunda consigue un aumento del trofismo permitiendo acelerar los procesos de curación de numerosas patologías del aparato locomotor.

En los equipos bipolares hay un electrodo pasivo (de mayor área) y un electrodo activo (de menor área, donde se produce el incremento de temperatura). Gracias a la accesibilidad de manejo que tienen los electrodos activos, se puede combinar fácilmente con terapia manual.

Existen dos tipos de transferencias de energía dependiendo de la zona a tratar:

Tecarterapia Capacitiva.  Esta modalidad se concentra en los tejidos más ricos en agua. Aumenta la vascularización de los músculos, drenaje y edemas debido a su influencia en el sistema vásculo-linfático y tiene gran efecto antiálgico. Por su efecto de hipertermia, se puede usar previo al modo resistivo para preparar los tejidos.

Tecarterapia Resistiva.  Este modo genera resonancia en estructuras más pobres en aguas y, por lo tanto, más resistentes. Acelera el metabolismo en hueso y cartílagos mejorando la oxigenación y la vascularización, reduce los plazos de cicatrización de tendones, ligamentos y tiene efecto antiinflamatorio.

El aumento de temperatura y la fricción de los iones en los tejidos provoca una dilatación de los vasos sanguíneos, favoreciendo el flujo de sangre en la zona tratada, y dando lugar a beneficiosos efectos como:

El aumento de temperatura y la fricción de los iones en los tejidos provoca una dilatación de los vasos sanguíneos, favoreciendo el flujo de sangre en la zona tratada, y dando lugar a beneficiosos efectos como:

Aumento de la nutrición y oxigenación de los tejidos. Estimula los procesos regenerativos recuperando las propiedades de los tejidos afectados por la lesión en rotura de fibras, esguinces y ayuda en los post-operatorios.

Modulación del dolor. Se produce un incremento de endorfinas que bloquean la sensación dolorosa, lo que se traduce en una potente analgesia por elevación del umbral del dolor.

Aumento del metabolismo celular. Favorece la eliminación de desechos celulares, expulsando toxinas de la zona afectada.

Aumenta el drenaje linfático y la circulación extracelular. Favorece la vasodilatación y aumenta el flujo sanguíneo en la zona, siendo muy útil en problemas circulatorios.

Estimulación del sistema inmunitario. Prepara los tejidos ante posibles amenazas que puedan sufrir.

Indicaciones de la tecarterapia

Patología muscular.  Contracturas, roturas parciales o totales, sobrecargas y fibrosis Favorece la reparación del tejido, disminuye la inflamación y prepara el tejido para su cicatrización. Además, acelera la recuperación de la fatiga muscular, lo que se traduce en mejora del rendimiento.

Dolor crónico. Mejora la sensación de dolor en pacientes con más de 6 meses de evolución.

Patología ligamentosa y fascial. Esguinces, fascitis Favorece el drenaje del líquido inflamatorio y acorta el tiempo de recuperación.

Patología articular. Capsulitis. bursitis, meniscopatías, condromalacia rotuliana, luxaciones. Relaja la musculatura, produce analgesia y facilita la movilidad articular.

Cervicalgias, dorsalgias y lumbalgias. Relaja la musculatura y disminuye la sensación de dolor.

Fracturas, edemas óseos y hematomas. Favorece el drenaje del líquido inflamatorio acumulado, disminuye el dolor y mejora el metabolismo celular. Si se actúa a modo preventivo, se pueden evitar fracturas por estrés.

Tendinopatías. Favorece el alivio del dolor y la mejora funcional de los pacientes.

Cicatrices. Permite alinear de forma precoz las fibras de colágeno.

Uro-ginecología: Incontinencias, hemorroides, fisuras. En mujeres:  Dolor pélvico crónico, dismenorreas, vaginismos, post-parto. En hombres: prostatitis, disfunción eréctil.

Contraindicaciones.

Estos equipos presentan pocas contraindicaciones, y suelen ser las mismas que en otros equipos de alta frecuencias: marcapasos, procesos tumorales, artritis reumatoide, patologías que impliquen alteraciones de sensibilidad y embarazo.